Aprendiendo

Sonia reflexiona sobre lo que ha sido para nuestro grupo, Asón en Común Limpias-Seña, la participación en la vida municipal durante éste pasado 2015. No vamos a redundar en sus acertados comentarios, pero si vamos a intentar hablar en concreto de una de las partes que menciona, dentro de nuestro aprendizaje: el funcionamiento de los partidos.

Y no tanto por lo que a nosotras se refiere, que también, sino a lo que seguimos echando en falta entre nuestros interlocutores: ¿Cómo funcionamos y cómo tomamos las decisiones?

Como Sonia explica perfectamente, cuando decidimos organizarnos para participar activamente tomamos de forma explícita otra decisión: no lo íbamos a hacer como estábamos acostumbrados a ver, debíamos cambiar las formas, y los fondos. Ambos igual de importantes. Y debíamos aportar.

Una de estas aportaciones es nuestro funcionamiento. Las reuniones, abiertas y periódicas, permiten organizar los asuntos, priorizarlos. Y el consenso como herramienta auto-impuesta raras veces exige la votación. Porque lo consensos, se trabajan y persiguen, no surgen espontáneamente.

Otra, que no es nuestra, sino del sistema, es novedosa, porque el “funcionamiento” la ha desvirtuado: la representación.  Nuestro concejal sólo tiene voz cuando participa en las reuniones o asambleas. Cuando participa en una reunión de trabajo, comisión, pleno, etc. no es su voz la que escuchan sus interlocutores, sino la nuestra. No es su opinión, sino la de todas las personas que formamos Asón en Común.

Es lenta, no operativa, asamblearismo….. admitimos las discrepancias, pero es nuestra elección. Entre otras cosas porque las otras formas ya las conocemos y no las queremos: así de sencillo, así de importante.

Sin embargo, entendemos que se nos pidan otras cosas, pero no las vamos a hacer. No vamos a improvisar medidas ni acuerdos de última hora, no vamos a utilizar los plazos de forma caprichosa, no nos vamos a empecinar con artificios que distraen. Vamos a seguir siendo pacientes, cercanos y amables con todas las propuestas que recibamos. Y vamos a seguir trasladando las nuestras a todo el mundo.

Evidentemente esto implica que las propuestas a debatir y consensuar las debemos tener por escrito, y con tiempo suficiente para que podamos trabajar en ellas. Por ejemplo, nuestra propuesta para presupuestos fue enviada a los grupos políticos municipales en octubre. Nosotros no hemos recibido nunca ninguna.  Sí de viva voz, improvisada, incluso en plena calle. Está muy bien, reivindicamos la cercanía y la vecindad, pero las propuestas han de concretarse en un texto. Y desde luego, no tenemos por qué estar todos de acuerdo siempre. Por eso es tan importante la participación, el debate y el disenso.

Confiamos en que el 2016 nos permita seguir aprendiendo a todas y a todos los vecinos de Limpias, porque como se ha demostrado ya en la vida municipal, acuerdos por consenso ya se han dado, así que tan difíciles no serán.

Es una cuestión, como muy bien dice Sonia, de ir aprendiendo tranquilamente. Seguro que lo logramos.

Publicado en Limpias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*