Manifiesto

Vivimos una época difícil. La crisis actual ha destapado muchas de las carencias que tradicionalmente viene arrastrando la comarca del Asón. Frente al espejismo de la etapa del ladrillo, la realidad se nos muestra descarnada: elevadas tasas de paro, empresas que quiebran, elevado índice de fracaso escolar, servicios públicos que se deterioran… Y en paralelo, unos ayuntamientos controlados desde siempre por grupos cerrados, impermeables a las demandas ciudadanas, y que jamás rinden cuenta a la ciudadanía de sus acciones, ni pagan por sus errores ni corruptelas.
Frente a esta situación, buena parte de la ciudadanía culpa a la política de todos los males y asocia la política con el caciquismo y la corrupción. Pensamos que no es cierto. El problema no es la política, sino las formas equivocadas de hacer política. Los valores y la actitud en la política no es algo en manos de profesionales o semi-profesionales, sino una esponsabilidad que todos los ciudadanos debemos asumir conjuntamente. Por ello, desde “Asón en Común” proponemos una nueva forma de hacer política: no desde arriba, sino desde abajo a través de la participación continua y responsable de los ciudadanos; no opacidad y oscurantismo, sino transparencia cotidiana y convivencia. Gestión transparente, presupuestos participativos y limitación temporal de los cargos son elementos básicos de una nueva forma de entender la política.
Por todo ello no debemos comenzar con un programa electoral cerrado. Las propuestas para nuestra comarca deben ser elaboradas colectivamente: sumando iniciativas ya existentes; experiencias presentes y pasadas; la savia aportada por colectivos y mareas ciudadanos, sindicales, culturales, sociales y ecologistas; las ideas de vecinos, las opiniones de técnicos… En definitiva, con la colaboración de todos aquellos dispuestos a cambiar el hartos del actual estado de las cosas, y con ganas de implicarse en el cambio.
Queremos que este cambio se concrete en cada municipio, en cada pueblo, formando candidaturas abiertas y plurales, sin carnets ni antecedentes. Son los intereses de los ciudadanos los que deben unirnos, y la vocación de servicio público que tiene la política de verdad, y no ese triste esperpento al que nos hemos ido acostumbrando lleno de intereses espurios y egoístas. El servicio a la ciudadanía es eso: SERVICIO, respetando la pluralidad de la misma, hasta que aprendamos a hacer de la política nuestra mejor herramienta para la convivencia entre los vecinos, y para la gestión de nuestros propios recursos comunes.
Aspiramos a mejorar la vida de nuestros conciudadanos apelando a los valores de libertad, solidaridad, igualdad, justicia y desarrollo sostenible que nos definen. Apelamos a una gestión eficaz de lo público que tenga en cuenta las necesidades de todos, y particularmente, de los más desfavorecidos.
Para ello, proponemos un programa de mínimos, que se ampliará y concretará en cada municipio para formar el futuro programa electoral.

  1. ASÓN EN COMÚN para decidir de verdad su futuro, y no “los de siempre”. Que los vecinos seamos parte activa a la hora de decidir cómo, cuándo y dónde se gasta el presupuesto municipal. Un plan de participación ciudadana sencillo, completo y accesible a todos extrapolará esta filosofía a todos los ámbitos del consistorio.
  2. ASÓN EN COMÚN para una transparencia total en tiempo real, que los
    ciudadanos y ciudadanas conozcamos la realidad de las cuentas y del
    funcionamiento del consistorio en todo momento, para poder tomar las mejores decisiones para el municipio y así ofrecer unos servicios públicos y de calidad, pudiendo así fiscalizar el trabajo del consistorio de manera inmediata y poder pedir responsabilidades.
  3. ASÓN EN COMÚN para asegurar un futuro sostenible asociado al manteniento de los recursos naturales y el uso racional de los mismos para mejorar nuestrofuturo. Hay que evitar que el fracking y los residuos envenenen nuestra comarca, tenemos que preservar la riqueza y salud del río que nos nombra.
  4. ASÓN EN COMÚN para devolver la política a los ciudadanos, a sus problemas y sus necesidades. Par atajar el paro, asegurar unos servicios, una educación y una sanidad públicos de calidad, para paliar la desigualdad y la pobreza, fomentar el comercio y la economía local, procurar una vivienda digna y parar los desahucios, atender la dependencia y los servicios sociales y, en definitiva, poner los recursos de la sociedad al servicio de todos.

¿Es posible todo esto? Tiempos excepcionales requieren iniciativas valientes, compromiso e implicación. Es el momento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*