Primera piedra hacia el bienestar animal


Las personas que de manera voluntaria y desinteresada llevan protegiendo a los animales han acudido al gobierno municipal en distintas ocasiones para que se les escuchara. Hace pocos meses lo hicieron de nuevo a raíz de los gatos callejeros, aquellos cuya responsabilidad recae en el Ayuntamiento. Esta vez desde la alcaldía se nos
solicitó la colaboración para trabajar en una actuación que mantuviera a las colonias felinas en las mejores condiciones para ellas y la vecindad.

En Asón en Común Limpas – Seña nos preocupa especialmente el bienestar de los seres más vulnerables, y nos encontrábamos elaborando una serie de medidas encaminadas hacia este fin. Aunque la aplicación del programa CES (Captura-Esterilización-Suelta) ya aparecía en nuestro programa, no somos expertos en todas las materias, sino que creemos que debemos acudir a quienes sí tienen el conocimiento y la experiencia para escuchar de ellas la mejor manera de proceder.

Tanto en Seña como en Limpias, distintas voluntarias llevan mucho tiempo ocupándose de la esterilización, alimentación y demás cuidados de los gatos callejeros, asumiendo todos los costes a pesar de ser una competencia municipal. A ellas en particular y a la asociación Amigat en general, les debemos la ausencia de mayores problemas, por lo que lo más razonable es que sigan siendo ellas quienes se encarguen del control de las colonias, pero eso sí, a partir de ahora lo harán con el respaldo del Ayuntamiento. De esta manera, se ha firmado un convenio de colaboración entre ambas entidades que ha resultado fácil de consensuar, siendo un ejemplo para el resto de municipios de nuestro alrededor sobre qué hacer en estos casos y para Limpias sobre cómo llegar a acuerdos.

Para Asón en Común se trata tan sólo de una pata dentro de un conjunto de medidas encaminadas a que nos responsabilicemos -¡tanto de manera individual como colectiva!- del trato que le damos al resto de los animales. No podemos mirar hacia otro lado cuando los excrementos de los perros -con dueño- no se recogen, pero mucho menos cuando se dan situaciones de maltrato animal o aparecen perros y gatos vagabundeando entre nuestras casas. En ocasiones habrá que pedir la colaboración de las mancomunidades o del gobierno regional, pero debemos perder el miedo a dar un paso adelante y encargarnos de lo que nos corresponde.

En este propósito, la tarea más importante será la de concienciar, la de respetarnos entre todas las personas y animales que habitamos este pueblo, por ello el control de las colonias felinas es tan sólo la primera piedra.

Publicado en Limpias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*